Historia

La hermandad de Los Gitanos se originó en 1955. En ese año volvió del norte de Africa, tras residir allí algunos años, Diego Torres Vargas y se formó una tertulia en el bar Onuba en las que además de él se reunían  José Romero Peña, Antonio Vargas Carrillo, Manuel Arroyo Manzano, Manuel Méndez, José Fernández Matos, José Jiménez Fernández y Andrés Jiménez Ramírez y en ella se habló por primera vez de la creación de una hermandad en el círculo de los gitanos de Utrera. Se habló incluso de la posibilidad de salir del Santuario de Consolación y, como por Manuel Ojeda Vázquez se supo que Francisco Benavides Vélez tenía redactadas reglas para una supuesta hermandad se le pidieron, adaptándolas a las particularidades que este primer gérmen quiso imprimir a la cofradía.

Al tener noticias Don Antonio Bautista Espinosa, párroco de Santiago, de las inquietudes de estos cofrades se entrevistó con ellos el 30 de Abril de 1956, ofreciéndole, para la naciente hermandad la antigua imagen del Cristo de la Vera-Cruz y el usufructo de la capilla de Los Mártires, así como piezas de plata en desuso para realizar unas potencias.

01
El 28 de Septiembre de ese mismo año tuvo lugar la primera Junta General, eligiéndose la Junta de Clavería que estaba formada por:
-Hermano Mayor, Antonio Vargas Carrillo.
-Segundo Hermano Mayor, Francisco Benavides Vélez.
-Secretario, Diego Torres Vargas.
-Segundo Secretario, Antonio Jiménez León.
-Mayordomo, Andrés Jiménez Ramírez.
-Censor, Manuel Ojeda Vázquez.
-Vocales: Manuel Jiménez Ramírez, José Jiménez Fernández, Manuel Rodríguez Coronilla, Alonso Alarcón Lara y Francisco Rodríguez Berlanga.

Igualmente se escogió como lema de la hermandad el propuesto por Francisco Benavides “Siempre hay esperanza de lograr una buena muerte” y se nombró Hermano Mayor Honorario a Salvador Guardiola Domínguez, Mayordomo Honorario a Esteban de Torres y González-Camino, Marqués de Casa Ulloa y Camarera del Cristo a Dolores Guardiola Soto.

En la madrugada del Viernes Santo de 1957 salió la hermandad por primera vez y con un solo paso: El del Cristo de la Buena Muerte, que iba en las andas neogóticas que anteriormente habían utilizado el Yacente del Santo Entierro, el Cristo del Perdón y el Redentor Cautivo. Vestían sus nazarenos túnica blanca de cola con cíngulo verde y antifaz de raso de seda verde. El desfile, que fue realmente impresionante, congregó a un numeroso público, especialmente en la calle Nueva, tradicional calle de los gitanos de Utrera, donde se vivieron momentos muy emocionantes.

02
Tan bien salió todo que al Mayordomo, Andrés Jiménez, se le ocurrió, para celebrarlo, organizar una comida de hermandad en la Caseta del Tiro al Plato, naciendo así el “Potaje Gitano” y, con él, los festivales flamencos.

Como colofón, se bendijo el 15 de Diciembre de ese mismo año la imagen de Ntra. Sra. De la Esperanza, realizada por el jerezano José Moreno Alonso y que este había donado al anticuario Guillermo Barbosa para tal fin.

En la Semana Santa de 1958 salió por primera vez la imagen de la Virgen, aún sin palio, y en Octubre de ese mismo año se nombró Hermano Honorario a Juan Guardiola Soto, Conde de Jimera de Líbar.

05
En 1959 la imagen del Cristo de la Buena Muerte participó en la Gran Misión preparatoria de la Coronación Canónica de la Virgen de Consolación. La imagen presidió uno de los centros misionales, situado en un local de la calle Buenos Aires.

En 1960 juró su cargo de Hermano Mayor Honorario el Cardenal Arzobispo de Sevilla Don José María Bueno Monreal, modificándose con este motivo el primitivo escudo para que figurara en él el capelo cardenalicio.

Del mismo modo en 1963 y 1964 se recibieron las visitas de Doña Cayetana Fitz James Stuart y Silva, Duquesa de Alba, que fue nombrada Camarera Honoraria y la de Don Agustín Muñoz Grandes, Vicepresidente del Gobierno, que juró su cargo de Hermano Mayor Honorario.

04
El año 1967 se le impuso a la hermandad el Mostachón de Plata de la Ciudad de Utrera y ese mismo año fue retransmitida su salida por Televisión Española, siendo nombrados al año siguiente Hermanos Honorarios el General Dávila Huguet y su esposa y Salvador de Quinta Rodríguez.

En 1976 dejó la hermandad de pasar por la calle Nueva en su recorrido, para volver a incluirlo en 1978. En 1979 y debido al cierre por restauración de la Parroquia de Santiago se refugió en Santa María de la Mesa, desde donde salió varios años y en donde tuvieron lugar las celebraciones con motivo de las Bodas de Plata fundacionales en 1981.

En 1991 la hermandad otorgó el título de Camareras Honorarias del Cristo a las geniales artistas Fernanda y Bernarda de Utrera y en 1997 la hermandad incluyó entre sus titulares a Ceferino Giménez Maya, el primer gitano que ha subido a los altares, beatificado por Juan Pablo II, y la Virgen del Rosario, antigua Patrona de Utrera cuya devoción estaba prácticamente extinguida.  Posteriormente, en 2001, se restauró la imagen del Cristo de la Buena Muerte por el profesor Miñarro, devolviéndole a la talla todo su esplendor barroco.

En 2006 tuvieron lugar los actos de la conmemoración de las Bodas de Oro de la hermandad, para lo que se organizó un amplio programa de actos, culminado el 30 de Septiembre de ese mismo año con una solemne Misa de Pontifical, oficiada por el Cardenal Arzobispo de Sevilla Don Carlos Amigo Vallejo, al término de la cual la Virgen salió en procesión por las calles de Utrera, volviendo a aquella calle Nueva, tan simbólica para la hermandad.

 

Eduardo González de la Peña y de la Peña.